21 de septiembre de 2011

Lilas en la noche



La puerta se abría segundos antes de que llegara a tocar el timbre. Un intenso aroma a lilas, inundaba el descansillo y Jorge entraba en la casa; en cuanto se alejaba de la puerta, ésta se cerraba dejándolo perdido en un amplio recibidor mal alumbrado por varias lamparillas. Frente a él se abría un pasillo, también en penumbra, que desembocaba en una estancia desde donde ella lo llamaba con un susurro; hablaba en voz baja, para entenderla era necesario acercarse, y su perfume de lilas, que llenaba la casa, se colaba por todos los poros de la piel de quien estuviera a su lado, atrapándolo.
Ahora el perfume se mezclaba con un murmullo y él sabía, sin llegar a escuchar su nombre, que ella lo llamaba; Jorge recorría el pasillo hasta encontrarla de pie, en el centro del salón, recortándose contra la poca luz que dejaban pasar las persianas entornadas. Le tendía una copa de cristal tallado, llena de un licor oscuro y, con un gesto de su mano, lo invitaba a beber. Jorge sentía cómo el líquido espeso y dulzón caía por su garganta, ella se giraba y la última imagen que el joven conservaba luego era la de su oscura melena cayéndole sobre la espalda.
Entonces, despertaba envuelto en sudor y con una sensación empalagosa en la boca. El sueño se repetía noche tras noche, dejando un rastro del intenso aroma a lilas flotando en el cuarto; al principio culpó a una mala cena, luego, al estrés, al calor del verano, a una película, a un libro...a cualquier cosa. Pero, al llegar la noche, su preocupación crecía, temía cerrar los ojos y regresar a aquella casa y, a la vez, deseaba hacerlo para saber quién era esa mujer que no podía olvidar.
De día se descubría persiguiendo, entre las jóvenes que se cruzaban en su camino, el perfume y la silueta del sueño. Buscó ayuda en la ciencia médica y en otro tipo de consultas menos científicas, pero ni una ni otras le dieron respuesta.
Terminó convenciéndose de que la clave estaba en su sueño, debería intervenir en él. Como aquellas veces que de niño se acostaba diciéndose que no tendría pesadillas, una noche se acostó convencido de poder hacerlo y, cuando el sueño llegó, rechazó la copa de licor. La mujer se acercó más para ofrecérsela y, antes de que pudiera ver el rostro despertó...El aroma a lilas había abandonado su dormitorio. No volvió a repetirse el sueño, ni a oler el perfume hasta días después.
Un camión de mudanzas ocupaba su calle y muebles y cajas dificultaban el paso. El portero explicaba a un vecino que, por fin, se vendía el primero A: el tiempo había borrado el recuerdo de la desgracia ocurrida a su propietaria y, ahora, sus herederos de deshacían de aquella carga.
Jorge no atendió los cotilleos pero, al pasar junto a la puerta abierta del piso en cuestión, se arrepintió de no haberlo hecho. De la oscuridad del pasillo, por encima del olor a cerrado, un intenso aroma a lilas se escapaba llegando hasta él.


R. País.

17 de septiembre de 2011

Amor a primera vista

La única razón por la que vine es para decirte…que sí…que te quiero a mi lado.
Tus ojos me miran con cariño…y vos también me gustas, así que lo mejor es ir al grano… ¿no te parece?
Lo que me da miedo es la convivencia. Hace mucho que estoy sola y tengo mis manías, seguro que también tendrás las tuyas ¿No?
Pero lo que más me perturba es verte tan joven, me da un poco de miedo.
Me va a costar seguirte el tren, salidas, comidas, pero bueno…es tu mirada, la que no puedo olvidar, tus ojos tienen una gran tristeza.
Desde que te conocí, no he podido dejar de pensar en vos en cómo me mirabas, despertaste algo que estaba dormido en mi corazón.
Anoche no dormí pensando en vos. Las dudas y el miedo de cometer un error me tuvo insomne.
Vos no sos el primero en mi vida, con los otros me llevé siempre bien, espero que esta nueva convivencia nos haga felices a los dos. Otra cosa que me perturba es tu tamaño, yo no alcanzo al metro sesenta y vos tan imponente...


-Señora, ¿qué necesita? Preguntó el vendedor a la mujer que parecía embobada con Dingo.
-Me enamoré del perro de polícia, me lo llevo, es tan dulce, ¿Cuántos meses tiene?

María Rosa Alfano

13 de septiembre de 2011

Tú serás mi relevo

 
La actividad laboral en el inmenso edificio que dominaba el corazón de los negocios en la gran capital, comenzaba a cesar. El fin de semana estaba encima y todo el mundo deseaba escaparse de la dura realidad durante un par de días, y Luis de Losada no era una excepción. Deseaba que el reloj marcase las tres de la tarde para salir raudo del “monstruo de hormigón”, como él definía al lugar donde trabajaba.
Sin embargo, a estas horas quedaban ya pocas personas. Y entre ellos se encontraba el propio Luis que, justo cuando se preparaba para salir, recordó que tenía que terminar de repasar un par de temas, pues el lunes debían de estar perfectamente listos en el despacho de su jefe.
El trabajo extra duró más de lo que en un principio calculó, así que cuando se disponía a coger el ascensor, a eso de las siete de la tarde, tan solo pudo ver en su planta al servicio de limpieza.
Luis de Losada cogió el ascensor, absorto en sus pensamientos y comenzó a descender los diecisiete pisos que le separaban de la salida. Cuando estaba a punto de llegar al bajo, las luces del ascensor se apagaron y repentinamente el ascensor se paró: __¡Vaya! Lo que me faltaba. ¡Quedarme encerrado en el ascensor!, comentó en voz alta, mientras pulsaba una y otra vez el botón de arranque.
Tras un par de minutos sumido en la oscuridad, el ascensor siguió su marcha. Luis de Losada se aproximó a la puerta, pero el ascensor no paró en el bajo:__Bueno, alguien lo habrá pulsado desde el garaje. El ascensor siguió bajando, primero el “menos uno”, luego el “menos dos” y tampoco paró: Pero ¡si no hay más de dos plantas de garaje! Justo en el momento que pensaba estas palabras, sintió que el ascensor descendía vertiginosamente. Percibió que el corazón se le salía por la boca, producto de la brusca bajada e instantáneamente notó que perdía el conocimiento.
Cuando se despertó, la puerta del ascensor estaba abierta. Palpó los botones del ascensor y se cercioró de que efectivamente estaba más debajo de lo que los botones indicaban:__¡Dios, qué mareo! ¿Dónde estoy? Con gran preocupación se asomó a la puerta del elevador. Miró hacia un lado y otro, para encontrarse con una pared a su derecha. Sólo había un estrecho pasillo mal iluminado que parecía no tener fin. Pulsó varios botones para intentar ascender, pero ninguno respondía a sus órdenes:__Es muy extraño todo esto. No sé como he llegado hasta aquí, pero lo peor es que no sé como voy a salir, se decía para sí mientras encendía un cigarrillo.
Por fin tomó una dirección, que parecía ser la única, y avanzó por el pasillo con mucha cautela. Un poco más adelante, el pasillo aún se estrechó más y tuvo que ayudarse con el mechero, pues la oscuridad era casi total. Al cabo de unos minutos, le pareció distinguir una luz. En efecto, a medida que se acercaba al fin del pasillo la luz se hacía más fuerte. Con extrema prudencia, Luis llegó al final y se encontró con que la luz que le servía de referencia no era sino el reflejo provocado por algo que ardía dentro de una enorme caldera. Junto a ésta, la espalda encorvada de un corpulento individuo, que se afanaba en lanzar paletadas de carbón sobre las fauces de la caldera. De repente, el individuo cesó su trabajo y, sin volver la espalda, habló a Luis de Losada:__Después de tantos años, has llegado. Luis se quedó asombrado ante tales palabras:__¿Quién es usted? El hombre no parecía prestar atención a sus requerimientos:__Pensé que nadie bajaría nunca.
Luis empezó a sudar. Sin tiempo para reaccionar, el hombre se abalanzó sobre su persona y agarrándole por la pechera, le condujo a la boca de la caldera. El calor era insoportable, y Luis pensó que así debía ser el infierno.


El individuo cogió una cadena sujeta al muro y encadenó la pierna de Luis de Losada mientras le decía con satisfacción:__Cuanto antes aprendas, mejor. Hay que echar el carbón el oleadas.
Cada cinco o seis paladas, esperas unos minutos. La vieja fábrica siempre tiene que estar funcionando...
Luis palideció. No comprendía nada. Quería respuestas. Tras varios intentos de conversación, por fin comprendió:__¿Marcharte, dices? No puedo dejarte marchar. Eres mi sustituto. Por fin descansaré. Y ahora ¡trabaja!.
Luis de Losada se sentía impotente, como Hansel y Gretel atrapados por la bruja. No supo las horas que pasó en la caldera, pero fueron las suficientes como para trazar mil planes para huir. Tenía que actuar. Y actuó.


Fue justo cuando el individuo acercó un saco de carbón. Luis de Losada levantó sobre su cabeza la pala de cargar y la estrelló sobre la espalda del hombre. Aprovechando su semiinconsciencia, cogió las llaves del bolsillo, se quitó el grillete y corrió como alma que lleva el diablo.
El retorno por el estrecho pasillo fue uno de los momentos más angustiosos de su vida. Por detrás oía los gritos de furia del hombre, que ya había iniciado su persecución...
La ventaja se estrechaba por momentos, algo que Luis de Losada no entendía pues corría con todas sus fuerzas y era mucho más joven que el hombre. Por fin divisó el final del pasillo. En un lado, el ascensor seguía con la puerta abierta. Luis se metió en el elevador rogando a Dios para que funcionase. Y funcionó. En el momento que se cerraban las puertas, escuchó los jadeos del hombre y los golpes con sus puños:__¡No puedes escaparte, eres mi sustituto! (...)
Cuando Luis llegó a la planta baja, no recordaba nada, tan sólo una extraña sensación de vacío en su interior. Posiblemente, Luis nunca recuerde qué ocurrió. Pero alguien sigue esperando más abajo del sótano a que otra persona le sustituya.


M. SQUARE.

1 de septiembre de 2011

If...

Si puedes mantener en su lugar tu cabeza cuando todos a tu alrededor,
han perdido la suya y te culpan de ello.
Si crees en ti mismo cuando todo el mundo duda de ti,
pero también dejas lugar a sus dudas.
Si puedes esperar y no cansarte de la espera;
o si, siendo engañado, no respondes con engaños,
o si, siendo odiado, no te domina el odio,
y aún así no pareces demasiado bueno o demasiado sabio.

Si puedes soñar y no hacer de los sueños tu amo;
Si puedes pensar y no hacer de tus pensamientos tu único objetivo.
Si puedes conocer el triunfo y la derrota,
y tratar de la misma manera a esos dos impostores.
Si puedes soportar oír toda la verdad que has dicho,
tergiversada por malhechores para engañar a los necios.
O ver cómo se rompe todo lo que has creado en tu vida,
y agacharte para reconstruirlo con herramientas maltrechas.

Si puedes amontonar todo lo que has ganado
y arriesgarlo todo a un sólo lanzamiento;
y perderlo, y empezar de nuevo desde el principio
y no decir ni una palabra sobre tu pérdida.
Si puedes forzar tu corazón y tus nervios y tus tendones,
para seguir adelante mucho después de haber perdido,
y resistir cuando no haya nada en ti
salvo la voluntad que te dice: "Resiste!"

Si puedes hablar a las masas y conservar tu virtud.
O caminar junto a reyes, y no perder el distanciar de los demás.
Si ni amigos ni enemigos pueden herirte.
Si todos cuentan contigo, pero ninguno demasiado.
Si puedes llenar ese minuto,
con sesenta segundos que mereció la pena recorrer...
Todo lo que hay sobre La Tierra será tuyo,
y lo que es más: serás un hombre, hijo mío.


Rudyard Kipling