5 de mayo de 2017

Vila del Montseny

Sojorn humit de prats i de cornelles,
de pins i de pollancres i d'albons.
Lleganys de boira, fines perjarelles
de les muntanyes pàl.lides del fons.

Sojorn humit, on veig florir tot d'una
entre garriga i gleves de rovell,
el paller d'or de la masia bruna
i el teuladí del campanar vermell.

Temps era temps que en la dolçor somorta
d'aquesta vila d'aigua i pietat,
passejava mon ànima retorta,
i adormia mon cor enamorat.

Ara no sento aquella lleu fatiga,
ni tinc als ulls la fonda lluïsor.
Ara no hi és aquella dolça amiga
que semblava l'estrella del pastor.

Adéu-siau, oh vila engarlandada
amb jorns d'amor, que recollí l'atzar!
Ara sou tota muda i despullada,
ara ja no m'aconhorteu l'esguard.

Ara el cos meu adolorit descuida
dins de les herbes l'anima que mor...
Ara que sou com una entranya buida
on es passeja l'ombra del record.

Josep Maria de Sagarra

25 de abril de 2017

Abril


Per l’abril,
si cada gota en val mil,
cada rosa en val deu mil
i cada llibre cent mil.
Amb pluja, roses i llibres
celebrem la festa gran,
que ningú no en quedi fora,
ni els d’ara ni els qui vindran;
els d’ara, per fer patxoca
al costat de l’alt patró,
els qui vindran, per si toca
d’afegir-hi més saó,
perquè sant Jordi se senti
sempre ben acompanyat
i ens ajudi, als uns i als altres,
a poder guanyar el combat
que fa tants segles que dura
i encara no s’ha acabat.
Per això, quan l’abril pinta
tots els marges de color
i fa les nits molt més tèbies
i el cel més encisador,
convé que tots, nois i noies,
cantem ben fort la cançó:
Per l’abril,
si cada gota en val mil,
cada rosa en val deu mil
i cada llibre cent mil.

Miquel Martí i Pol

7 de abril de 2017

Primavera


Heus ací:  
Una oreneta,  
la primera,  
ha arribat al poble.  
I l'home que treballa al camp,  
i la noia que passa pel pont,  
i el vell que seu en un marge, fora vila,  
i fins aquells que en l'estretor de les fàbriques  
tenen la sort de veure una mica de cel  
han sabut la notícia.  
L'oreneta ha volat,  
una mica indecisa,  
ran mateix de l'aigua del riu,  
s'ha enfilat pont amunt,  
ha travessat, xisclant, la plaça  
i s'ha perdut pels carrers en silenci.  
I la mestressa que torna de comprar  
ho ha dit als vailets de l'escola,  
i aquests, a les dones que renten al safareig públic,  
i elles ho han cridat  
a l'home que empeny un carretó pel carrer,  
i l'home ho ha repetit qui sap les vegades  
i n'ha fet una cançó  
al ritme feixuc de la roda.  
Heus ací el que diu:  
La primavera ha arribat al poble.  

                             Miquel Martí i Pol

24 de marzo de 2017

Una vez en la vida

Cada jueves, desde que tiene dinero en el bolsillo, Roberto echa su boleto de primitiva. Cuando tiene un poco más, dos apuestas; si va muy justo se conforma con una. Piensa que la mitad de probabilidad sigue siendo demasiado poco y que, prácticamente, no importa.

Sale de la administración con su suerte en la mano y no la suelta hasta que llega a casa. Entonces, con mimo, guarda el resguardo en el cajón donde está contenida su vida entera como apostante.

No sabe cuántos boletos almacena pero ya deben de ser algunos cientos. Los tiene perfectamente ordenados por fechas. Si por cualquier razón tuviera necesidad de saber lo que apostó, digamos, en la semana trece de 2013, podría encontrarlo en unos pocos segundos.

Y eso es lo único que le haría buscar un boleto, porque Roberto no mira jamás el resultado. Solo acierta a explicar algunas veces que cuando su boleto está premiado él lo sabrá. Sin necesidad de comprobarlo.

Amaya se pone muy nerviosa con esta dejadez de Roberto y no hace más que insistirle para que los mire, que aunque sea una de tres aciertos, oye, menos da una piedra. Pero Roberto se niega.

El último jueves Amaya reventó. Esperó a que Roberto dejara su boleto en el cajón y en cuando volvió a salir de casa lo cogió. Es cierto que se sintió fatal, pero lo hacía, pensó ella, por su bien. El día transcurrió con normalidad, pero a eso de las 10 de la noche Roberto empezó a notar una sensación extraña. Lo sentía en el estómago, que se le cerraba; no probó bocado en la cena. En el corazón, que parecía latir un poquito más fuerte, un poco más rápido.

Enseguida lo entendió. ¡Amaya, nos ha tocado la primitiva! Loco de contento corrió al cajón para coger, por fin, el boleto y comprobar, aunque no hiciera falta, la combinación.

Amaya, loca de contenta, corrió en dirección contraria a coger, ella sí, el boleto que había dejado en su cajón. ¿O no llegó a guardarlo y se quedó en el pantalón? ¿En el bolso? Ay, Dios.

Amaya jamás encontró el boleto. Roberto la perdonó, pero no volvió a jugar a la primitiva. Ya no tenía sentido. Hay cosas que solo pasan una vez en la vida.

6 de marzo de 2017

També per tu

També per tu que els anys et passen
sense malmetre´t gens les mans,
per tu que mires sempre enrere
perquè et fa por mirar endavant.

També per tu que sempre trobes
que el guany és poc i el risc molt dur,
tu per qui mai no val la pena
alçar la veu contra ningú.

També per tu que et fas enrere
si el joc et sembla poc segur,
també per tu que tot ho esperes
de l'altra gent, també per tu.

També per tu que ni t'adones
d'aquells que passen pel carrer,
que has tan après a no fixar-te
en tot allò que no et convé.

També per tu que tens la norma
de moure't sempre al grat del vent,
tu que quan parles dels qui lluiten
en dius sovint la pobra gent.

També per tu que converteixes
l'orgull subtil amb pietat,
tu que no entens que encara hi hagi
gent que demana llibertat.

També per tu, si ara voldries
no haver dit mai que no a ningú.
També per tu, si quan m'escoltes
et sents molt sol, també per tu.

1 de febrero de 2017

A propósito de pasar página




Comparto con vosotros un texto de Joaquín Tamames.

Pasar página significa ver todo con otros ojos, rompiendo patrones de pensamiento cristalizados y también caducos; significa mirar al otro como si fuera la primera vez; significa redescubrir muchas cosas: la belleza del amanecer y del anochecer, el cielo azul, el sol que nos calienta, el bellísimo contraste de la naturaleza bañada por el sol, el heroísmo que existe en el mundo (si, es cierto que hay mucha traición, pero también hay innumerable nobleza y heroísmo). 

Significa decirse a uno mismo: el mundo comienza hoy, mi nueva vida comienza ahora, el futuro es una página abierta, llena de potencial. Decirse a uno mismo: el equilibrio, la calma, la ecuanimidad, sólo dependen de mi. Decirse a uno mismo: no importa que haya pasado de los cincuenta o de los sesenta o de los setenta, pues la vida empieza ahora, en toda su dimensión y belleza, como un milagro que se recrea cada vez. 

Pasar página requiere dar la espalda a todo lo que atasca. A las murmuraciones y rumores, a las maledicencias, a las conversaciones vanas y estériles, a las actividades que no aportan nada al alma, a todo aquello que niega nuestra realidad superior, nuestro ser, y en cambio abona nuestra personalidad, nuestro ego, cuyas manifestaciones más zafias son realmente zafias. 

Significa no recrearse en aquel o en aquella que nos hicieron daño, sino simplemente entender que aquel daño fue fruto de su ignorancia o de la nuestra, merecedora de compasión, pues todo vuelve, sin remisión. 

Significa empezar a entender nuestra doble realidad como alma y personalidad, que necesitan ser integradas aquí en esta vida, para lo cual no tiene sentido renunciar a la materia (que es nuestro vehículo) sino habitarla en el mayor equilibrio para que algún día el espíritu se manifieste pleno también aquí en la tierra. 

Significa intentar huir de todo lo que contamina y emborrona, de lo que nos densifica, de todo aquello que nos ata a la tierra sin permitir que despleguemos nuestra capacidad innata.

Pasar página significa superar el pasado. Es fundamental superarlo para no seguir atascados. Hay que retener las enseñanzas del pasado para no tropezarse de nuevo en la misma piedra, pero es muy importante arrinconar definitivamente las injusticias, cuitas, infidelidades que hemos recibido y que también hemos emitido al lugar de nuestra mente en el que deben estar: desde luego no en primera línea, prontas a ponerse en la mesa. Y si el pasado se recrea, que sea con la máxima limpieza y ecuanimidad: para proponer justicia y nunca venganza o revancha. Como ejercicio higiénico para poder empezar de nuevo.

Estamos viviendo los hermosos días del verano, los más largos del año, que nos regalan sus calores y sus brisas, sus cielos despejados y generosos. Muchos de estos días los perdemos en insultos, en ofuscaciones y odios. 

Este escape energético es un desperdicio colosal y somos los primeros damnificados. Nos autolesionamos de continuo. No tiene ningún sentido. Por eso es tiempo de mirar adelante sin engancharse en el pasado, en todos los ámbitos, para escribir en un papel limpio y blanco, intentando que sea con buena letra y la mejor disposición.

Todos y cada uno de nosotros necesitamos pasar una o muchas páginas. Esto requiere valentía y desapego. Pero es el único camino para empezar a vivir despiertos, desde la mayor consciencia. Y estar despiertos significa aumentar nuestra capacidad de percepción para ver más allá de lo aparentemente visible. Supone empezar a escuchar y entender otros mensajes que proceden de un mundo mucho más sutil. Y supone también que somos responsables de la energía que emitimos y que tenemos que estar a la altura de los tiempos.

Leo en “las hojas del jardín de Morya” acerca de las páginas que nos depara el futuro, y con esa idea presente en la cabeza empiezo este día lleno de posibilidad y de armonía con ese hermoso objetivo de trabajar en sosiego y en paz.

Mikel Erentxun / Ropa Vacía


31 de enero de 2017

La señal


Tras navegar a la deriva de una balsa, el único superviviente de un naufragio llegó a una isla inhabitada. Cada día, nada más despertar, miraba al horizonte buscando un indicio de que pronto alguien lo salvaría. Pasaron los días y, convencido de que tendría que dotarse de un mínimo de comodidades para sobrevivir a la espera de ayuda, empezó a construirse una pequeña cabaña. Allí pasaría las noches protegido de los animales salvajes y guardaría todas sus pertenencias.
Un día, tras recorrer la isla en busca de alimento y observar el mar desde distintos puntos estratégicos, regresó a su campamento base y se llevó un gran disgusto. Los rescoldos de una hoguera mal apagada habían hecho saltar chispas y, con toda probabilidad, ésa era la causa de que su cabaña hubiese sido arrasada por el fuego. -¡Oh, Dios! ¿cómo has podido hacerme esto?-, gritó desesperado al cielo. Pero a la mañana siguiente, lo despertaron las sirenas de un barco que acababa de atracar en la playa y que se disponía a rescatarlo. -¿Cómo supieron que estaba aquí?-, les preguntó. -Vimos sus señales de humo-, respondieron. Así sucede en la vida, cuando creemos que todo está perdido puede que alguien esté ya en camino para brindarnos su apoyo.

27 de enero de 2017

Tot té un gest de retorn

Tot té un gest de retorn quan parlo d'estimar-te
i em fan ressò la pluja i la mar tan llunyana.

D'aigua recent les mans i els ulls i tot. Voldria
purificar el silenci amb un sol gest i ungir
secretament de llum els horitzons més íntims.

Llavors fóra el poema; i un enfilall de coses
no sabudes encara: gavines i silenci,
i els teus ulls i silenci, i la tarda, concreta,
pensant-se novament en tot, i jo i l'espai
en una desigual recerca de colomes,
i el prodigi només pressentit del teu cos
fet vent i tarda i llum a les mans tremoloses.

24 de enero de 2017

Paseo hacia el ayer



El portón de la verja quedó entreabierto a mis espaldas, y aun con permiso para visitar la propiedad e ir acompañada del guarda, me he sentido casi como una intrusa. He vuelto a sentirme la chiquilla pobre, mal vestida y tímida hasta la torpeza, que pasara en esta antigua residencia los mejores momentos de su infancia y de su adolescencia. Y es que este lugar, a pesar de lo envejecido y abandonado, aún conserva la fisonomía, el carácter, la magia de antaño, como si el tiempo se hubiera detenido allí defendiéndose durante tantos años del progreso, ya inevitable, pues el edificio acaba de ser vendido a una empresa constructora.
A medida que cruzábamos el parque descuidado, donde he visto la pérgola ruinosa y la fuente rota y avanzando hacia el antiguo palacete, me he creído transportada a aquellos inolvidables años…
El guarda, creo que adivinando mi profunda emoción, me ha acompañado en pleno silencio.




18 de enero de 2017

9


8

Un hivern plàcid

Apama el temps, les hores; mira com un tardà
vol de grives escurça encara més la tarda
i t'encomana el fred que deu fer al defora.
Ara, si et sembla, pots resseguir els meandres
que feia el riu abans que les darreres pluges
n'alteressin el curs. Ja res no tornarà
ser tal com tu ho recordes, ni el gust de les paraules
tindrà aquell punt en què l'agredolç del misteri
t'incitava a combatre'n els límits més estrictes.
T'espera un llarg hivern de renúncies pactades
amb tu mateix, per fer més netament tangible
la clara solitud que et gronxola com una
música molt suau, nostàlgica i amiga.
Benigna, la tristor no t'abalteix;
pots, doncs, considerar-te discretament feliç,
discretament perdut entre la gent que et volta.
No et queixis gens; espera només que els déus,
prudents
i generosos, dictin les seves lleis i acull-les,
generós tu també, amb una gran tendresa.


Miquel Martí i Pol

7


6


5


14 de enero de 2017

La corda

La vida és una corda tensada. Deixeu-la anar i caurà. Tibeu-la massa i es trencarà. La nostra pròpia humanitat ens reclama tremp, to, caràcter i energia. Però no hi ha res que ens ho reclami en excés. Ni massa ni massa poc. Tot al punt just. Per caminar amb respecte, responsabilitat i bon humor.

Santana / Jingo


13 de enero de 2017

Steve Morse Band / Moments Confort


Steve Morse Band / Simple Simon


Límits

Conèixer els propis límits és un treball personal que tots hem de fer al llarg de la vida. A vegades la publicitat ens vol fer creure que tot és possible i que els límits no existeixen. Però a la vida tot té límits. I convé saber que la felicitat no està a aconseguir l'impossible, sinó en adaptar allò que busquem a les nostres capacitats i als nostres propis límits.

12 de enero de 2017

CCR / Pagan Baby


La vida és...

La vida és un pacte constant entre cultura i natura, entre ideals i realitat, entre voler i poder, entre la veritat íntima i la veritat dels altres.
Els esclaus no poden pactar perquè no tenen llibertat. Afortunat qui pot pactar! I és cert que en tot pacte s'ha de cedir. I a més, el pacte comporta la càrrega del compromís. Però qui pacta assoleix un bé major: allò que el beneficia a ell i allò que beneficia a l'altre.

11 de enero de 2017

Records

Un record sagrat guardat des de la infància és potser la millor educació: si es guarden records així per a la vida, s'està definitivament salvat. I encara que no guardem al cor més que un sol record bo, n'hi ha prou per salvar-nos algún día.
Fiódor Dostoievski

7 de enero de 2017

Regina Brett

Para celebrar la llegada a mi edad avanzada escribí unas lecciones que me ha enseñado la vida.


* La vida no es justa, pero aun así es buena.

* La vida es demasiada corta para perder el tiempo odiando a alguien.

* Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia sí. Mantente en contacto.

* No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo.

* Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.

* Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.

* Haz las paces con tu pasado para que no arruine el presente.

* No compares tu vida con la de otros. No tienes ni idea de cómo es su travesía.

* Si una relación tiene que ser secreta, mejor no tenerla.

* Respira profundamente. Eso calma la mente.

* Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o alegre.

* Lo que no te mata, en realidad te hace más fuerte.

* Nunca es demasiado tarde para tener una niñez feliz. Pero la segunda sólo depende de ti.

* Cuando se trata de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un "no" por respuesta.

* Enciende las velas, utiliza las sábanas bonitas, ponte la lencería cara. No la guardes para una ocasión especial. Hoy es especial.

* Sé excéntrico ahora. No esperes a ser viejo para serlo.

* El órgano sexual más importante es el cerebro.

* Nadie es responsable de tu felicidad, sólo tú.

* Enmarca todo supuesto "desastre" con estas palabras: "En cinco años, ¿esto importará?"

* Perdónales todo a todos.

* Lo que las otras personas piensen de ti, no te incumbe.

* El tiempo sana casi todo. Dale tiempo al tiempo.

* Por más buena o mala que sea una situación, algún día cambiará.

* No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace.

* No cuestiones la vida. Sólo vívela y aprovéchala al máximo hoy.

* Llegar a viejo es mejor que la alternativa.....morir joven.

* Todo lo que verdaderamente importa al final es que hayas amado.

* Sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.

* Si juntáramos nuestros problemas y viéramos los montones de los demás, querríamos los nuestros.

* La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas.

* Lo mejor está aún por llegar.

* No importa cómo te sientas... arréglate y preséntate.

* Cede.

* La vida no está envuelta con un lazo pero sigue siendo un regalo.



Me esperaba esta mañana en mi correo, enviado por un amigo que merece serlo.
Yo añado: quién tiene un amigo tiene un tesoro, y las palabras de Regina Brett, también lo son.

6 de enero de 2017

No us preserven...

No us preserven del foc
l'enyor ni la distància.
Hi ha preceptes subtils
rera cada paraula
i el gran temor del buit
que us atreu i us espanta.
Debades camineu
per la cresta de l'aigua,
tasteu els fruits amargs
que les fulles emparen
o us enfileu pel vent
cap a les rutes altes.
Tard o d'hora la nit
tallarà les amarres
d'aquest vaixell que sou
i us llançarà per clares
rutes de solitud
al bell mig de les flames.
Pel foc esbrinareu
què hi ha dins de vosaltres.



5 de enero de 2017

Cuando el corazón brilla

Dejar que el corazón brille y querer compartir esa sensación molesta mucho a quien lo tiene lleno de total oscuridad. Es una pena, de hecho, que desear que alguien se alegre de tu felicidad pueda acabar apagando tu brillo.
Sin embargo, tienes que saberlo. En esta vida hay quienes son en esencia luz e iluminan sin llegar a cegar y quienes ciegan con toxicidad. Estas últimas personas son, además, el símbolo de eso que nos sobrecoge y nos opaca cuando más apoyo buscamos.

“La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual”
-Miguel de Unamuno-

Esa clase de gente -recuerda- no te necesita en su vida y a ti tampoco te beneficia que ellos estén en la tuya, sobre todo porque los amigos calientan cuando hay pena pero también saben celebrar cuando hay metas motivos. Y casi siempre los hay.

Deja a las personas tóxicas ahogarse en su veneno.

El brillo y la oscuridad forman parte de la naturaleza, por lo que los dos tipos de personas que identifican ambas cosas conviven, se comunican y en ocasiones se contaminan. Esta es precisamente la razón según la cual es fácil toparse con gente que vive en la oscuridad y les fastidia por el brillo que nace de la luz que emites.
No es que tu brillo sea desagradable, es que directamente algunas personas necesitan robártelo para sentirse mejor porque en su alma hay maldad y en sus venas envidia, mucha envidia. ¿Conoces esas setas que tienen muy buen aspecto pero no son comestibles? Pues hay con quien ocurre lo mismo que con ellas: se acercan a ti haciéndote creer que estarán ahí y a la hora de la verdad envenenan.
Por eso las compañías tóxicas hay que evitarlas y a las cercanías que no comparten la felicidad que podamos sentir hay que dejarlas marchar. Si lo piensas, alguien que no se alegra de tus logros, no te está queriendo bien y eso es lo más importante.

¿Ser feliz está bien o mal visto?

Nos encanta compartir las noticias buenas con las personas que conocemos, plasmar nuestras ilusiones en una reacción o señalar que hemos encontrado el lugar en la vida en el que sentirnos bien. Y lo hacemos por redes sociales, por teléfono, por e-mail, con canciones o de las mil maneras que se nos ocurran.
Por eso no llegamos a entender la insatisfacción de algunos gestos que desaprueban que estemos así, porque esperaríamos una sonrisa a cambio, un abrazo, un “es fantástico, enhorabuena”. ¿No te ha ocurrido alguna vez? En esos momentos el brillo que traíamos se hace invisible y la emoción decae al no encontrar una respuesta confortable.
Además cuando esto se repite muchas veces, llegamos a la conclusión de que la felicidad se contagia, pero solo a quien se deja contagiar: a veces pasa que tu paz interior ocasiona malestar en los demás y eso no tiene que ver contigo, sino con la gestión de las emociones de la otra persona.

Quizá es su oscuridad la que molesta a tu brillo.

Planteándome este tema he llegado a un símil que me ha resultado muy interesante y con el que quizá estés de acuerdo: esas personas que detestan tu luz me recuerdan a las muelas del juicio. Voy a tratar de explicarte por qué.
Las muelas del juicio tarde o temprano tienen que llegar a nuestro día a día y probablemente no lo hagan al mismo tiempo: al principio no irritan, pero cuando creemos estar bien comienzan a dolernos. Entonces, nos bajan el ánimo y debilitan las energías que tenemos por lo que nos vemos obligados a sacarlas, a eliminarlas para que no nos compliquen la existencia. Al irse el alivio que sentimos es inigualable.
Las personas que tienen frío en su alma y no encuentran la manera de abrigarla generan un impacto como el de las muelas: tienen que aparecer en algún momento porque, como ellas, son parte de la especie humana. Sin embargo, nos viene bien no olvidar que las muelas del juicio no tienen ninguna utilidad y además dificultan nuestra higiene. Sigue brillando con tu luz personal y no permitas que una oscuridad que no es tuya invada tu ánimo.

4 de enero de 2017

Cuando no nos necesitan

Si estás habituado a usar las redes sociales, seguro que ya conocerás esa opción llamada “Eliminar amigo”. En ocasiones, acumulamos en estos espacios a personas que no conocemos de verdad, relaciones que nos traen más problemas que beneficios.
A día de hoy, y en especial entre la gente más joven, es común que las amistades se terminen de este modo.Quien no existe en sus redes sociales, no existe en sus vidas. Es una forma fría y algo impersonal de romper vínculos.
Ahora bien, tomando este ejemplo, también muchos de nosotros deberíamos hacer lo mismo en la vida real.En ocasiones cargamos relaciones a nuestras espaldas que vetan mucho nuestro crecimiento personal.
No obstante, no se trata tampoco de ir llamando puerta por puerta para avisar de que no queremos trato alguno. Se trata solo de saber priorizar y de no invertir tiempo y esfuerzo en quien no lo merece.
CUANDO YA NO NOS NECESITAN: LA IMPORTANCIA DE SABER VERLO
No siempre es fácil darse cuenta de cuándo llega ese momento en que dejamos de ser importante para alguien. Y no solo eso, algo que también puede suceder es que nos pierdan el respeto, y que esa necesidad se vuelva interesada.
Es necesario saber diferenciar entre quienes te necesitan de forma auténtica y quienes, en realidad, se han “desapegado” hace tiempo de nuestro corazón.

Si tienes hijos seguro que habrás notado que siempre llega un instante en que dejan de necesitarnos. Ahora bien, ello tiene que ver con su propia madurez, con su capacidad de ser independientes.
Porque los hijos, en realidad, siempre nos van a necesitar. Estamos hablando, claro está, de afectos.
Hay amistades que aparecen siempre de forma puntual en los instantes más interesados. Cuando necesitan un favor, cuando necesitan ser escuchados “y solo nosotros sabemos hacerlo”. Debemos tener cuidado en estos casos.

Mostraremos apoyo, afecto y comprensión a nuestras amistades, siempre y cuando exista reciprocidad. Una amistad, al igual que todo tipo de relación, se basa en un intercambio sincero de emociones, pensamientos, apoyos…

Si no sientes ninguna de estas dimensiones y ves que esas personas solo te buscan cuando quieren algo a cambio, no tengas reparos en poner límites.

No se trata, tal y como hemos señalado antes, de romper el vínculo de la noche a la mañana. En realidad, basta solo con decir la verdad de lo que sientes y marcar límites.
“Esto no puedo hacerlo porque no me viene bien”, “Estoy notando que solo buscas mi amistad cuando necesitas algo. Desearía más reconocimiento a mi persona por tu parte”
EL PLACER DE IMPORTAR A QUIEN DE VERDAD IMPORTAS
No te preocupes si a lo largo de los años has tenido que dejar a muchas personas en tu camino. En realidad, de eso se trata la vida, de ir avanzando para quedarnos con lo mínimo, con lo que de verdad importa y hace grande tu corazón.
Quien anda más ligero de mente y más cargado de corazón disfruta de mayores felicidades y por ello no debemos tener reparos en dejar a un lado a quienes no nos necesitan.
Habrá momentos en que sientas verdadero dolor al comprobar que alguien que te es muy significativo ha dejado de darte importancia. De reconocerte, de necesitarte.
Sanar el dolor por ese descubrimiento requiere tiempo pero, a su vez, debemos recordar siempre que el mayor amor de nuestras vidas debemos ser siempre nosotros mismos. Si uno mismo no se quiere y no se respeta, no será capaz de abrir la puerta de las segundas oportunidades.

Las personas que de verdad te importan, en realidad, son muy pocas, pero seguro que son las mejores. No se trata pues de “acumulargente” como hacemos en las redes sociales. En la vida real priorizamos y amamos lo que tenemos ante nosotros.

Los que te necesitan de verdad te lo demuestran. Y lo hacen de forma íntegra, sin egoísmos ni chantajes. Porque quien te quiere te respeta y sabe establecer ese intercambio cotidiano donde todos ganan y nadie pierde.

Si la gente que te necesita sabe demostrártelo, no olvides nunca demostrar reciprocidad. Hacer notar a quienes nos rodean que los necesitamoses una forma de reconocimiento muy poderosa, porque los hace sentirse útiles, importantes y piezas imprescindibles en nuestra red de afectos más cercana.
Las personas necesitamos muchas cosas para vivir: alimento, cobijo, calor, una casa, instantes de ocio y de libertad. Ahora bien, no debemos olvidar que las cosas más importantes de este mundo no son “cosas”, sino personas.
De ahí la importancia de saber cuidar, atender, reconocer y, sin lugar a dudas, dejar atrás pesos inútiles que solo pueden causarnos daño y poner frenos a nuestro crecimiento personal.
Priorízate. Mira cada día por ti y por quienes de verdad son importantes.

1 de enero de 2017

Preguem

Tenim el cor profundament cavat en ombres
i la vostra veu, Senyor, és groga com els blats.
Creixem, però, verticalment,
allunyant-nos dels camins tan inútils.
La nostra carn és flonja con la fruita podrida
i el nostre pas, insegur com el d'un infant.
I és que difícilment caminarem
amb els ulls girats enlaire.
On és, Senyor, la vostra má?
on, el lligam intens de la vostra mirada?
Car és llarga la ruta i plena de paranys
i les pedres ens nafren els peus
i a les mans hi tenim grapats d'espines.
Som com animalons desficiosos
tothora acorralats pels caçadors.
No pas amb veu tranquil.la clamem,
sinó amb un crit rogallós,
perquè us temem, Senyor, i alhora
tenim una íntima, una vital necessitat de Vós.

Miquel Martí i Pol

Creieu...

Creieu en els prodigis
i teniu fe en la sang que us han llegat
avantpassats insignes.

Qui sap si en aquest íntim desgavell
resideix el poder de la vostra estirp
signada amb una creu de privilegi.

Perquè vosaltres al combat podeu
aportar-hi la força de tanta aigua
no sotmesa a cap llei,
la veu angoixosa
dels boscos prudentíssims,
tan plens d'intimitat com una cambra closa.

Tot això que en vosaltres resta pur
us serva enlaire i us llança
cap a les altes rutes.

Primfileu meravelles

Primfileu meravelles
i la nit és molt alta.
Per vells carrers de poble,
amb cantonades fredes,
us guiarà les passes
l'alta veu del silenci.

Secretegeu, de sobte;
qui us xucla, qui us pregunta?

Sorpresa de l'encontre.
I la nit és intensa.