18 de septiembre de 2012

¡Arriba esa autoconfianza!


Sé realista y valora lo que eres.

No te definas según tu aspecto.


No distorsiones tu imagen.


Cuídate. No te atosigues de comida cuando te sientas ansioso.


Elige cuándo y cómo comer, beber o descansar.


Dale libertad de movimiento a tu cuerpo; el ejercicio es esencial.


No te ates al televisor o al ordenador, huye del sedentarismo.


Controla tus impulsos.


Organiza tu tiempo, ya que potenciará tus cualidades.


Expresa lo que piensas, sientes y en lo que crees.


Explota tus capacidades; ¡Seguro que son muchas!


No te obsesiones con el físico. Si ganas peso, preocúpate de perderlo, en lugar de machacarte por los kilos que te sobran.